Voces en San Luis

Por: Mary Rosi Piorno

Sorprendidos de lo que hemos presenciado

8 de agosto: San Joaquín, parroquia de los P. Paules desde 192 , y donde nació por primera vez en Cuba el Camino Neocatecumenal en 1991, se extiende en su pastoral misionera a disímiles barrios y pueblos de este municipio de San Luis, en Santiago de Cuba. Se espera que la devoción siempre fiel de los cubanos por la Madre y Patrona sirva de puente para que los sanluiseros abran sus corazones a Jesucristo resucitado.

De este momento único que le ha tocado vivir a San Luis en el día de hoy dan fe personas que quisieron acompañar a la Bendita Imagen en su primera visita:

-Monseñor Dionisio García, arzobispo de Santiago de Cuba.
“Esto es una Bendición hija”.

-Monseñor Pedro Meurice, obispo emérito de Santiago de Cuba, quien acompañó a la Virgen desde Santiago.
“Yo estuve en la otra peregrinación, en la del 51, también iba con la Virgen. Hay muchas diferencias…Pero la
Virgen siempre hace las cosas como ella quiere, llovió ya y limpió para que tengan los oídos abiertos. Amén”.

-Monseñor Fernando Isern, cubano radicado en Estados Unidos desde niño y, obispo de Pueblo en Colorado.
“Me siento feliz con el fervor de este pueblo en el comienzo de esta peregrinación que va a alimentar la sed de este
pueblo por la Madre de Dios. Se me aguaron los ojos por la forma en que este pueblo se ha volcado a recibir a la
Virgen.
Jesucristo representa la esperanza. El lema La Caridad nos une se está llevando a cabo. La presencia de los
jóvenes de Camagüey aquí, la gente en la calle es la manifestación de María de la Caridad. Yo también expreso
mi profundo agradecimiento a Dios por permitirme estar aquí hoy. Esto es un milagro patente lo que estamos
viviendo”.

-José Conrado Rodríguez, párroco de la iglesia Santa Teresita en Santiago de Cuba.
“ Ha sido una experiencia que hace saltar la fe presente en el corazón del pueblo, que moviliza y hace cantar a un pueblo que nomalmente no está en la Iglesia y ahí está precisamente el futuro de la Iglesia, en esa raíz de fe
profunda que vibra en el pueblo y que nos invita a la labor pastoral, porque este pueblo tiene que ser impulsado con esa fe a un compromiso radical con Dios, y la Virgen ha venido para convocarnos y decirnos que escuchemos a su Hijo”.

-Arturo Niño, párroco de la iglesia San Joaquín en San Luis.
“Nosotros creemos en el Dios de la Historia y nuestro pueblo en este momento está viviendo un momento
Especial. La venida de la Virgen a San Luis es una manifestación de la preocupación de Dios por el pueblo.
Inimaginada, desbordante, llena de entusiasmo, es la fotografía que el pueblo de Cuba anhela.
Esta procesión es la esperanza de que la Virgen tendrá siempre en nuestro pueblo una acogida, porque todo
El pueblo tiene el mismo sentir y vive una misma realidad.
La Caridad nos une es la esperanza de reconquista y de reconciliación, nos ofrece caminos para no perder
nuestra identidad nacional, el símbolo de cubanía”.

-José Castor, sacerdote camagüeyano y responsable de los seminaristas que han misionado en San Luis por la visita de la Virgen.
“Mi primera impresión fue que la gente estaba en el carnaval, pero gracias a Dios religioso.
Tengo mucha alegría por ver tanta gente y saber que nosotros habíamos trabajado para eso. Alegría de tanta
gente frente al templo y experimentar que la gente estaba haciendo un momento de oración y que el obispo
estaba haciendo su trabajo como Pastor.
La gente no entraba en el templo, ahora les queda la Virgen”.

-Yosbel Lazo, sacerdote responsable del programa de preparación para la visita de la Virgen antes, durante y
después en la parroquia San Joaquín, en san Luis.
“Muy contento, ha sido un Kairos para el pueblo y para mí como sacerdote. Me conmovió ver a un pueblo que
ora con Dios y que necesita a Dios”.

-Gonzalo, de Radio Paz en Estados Unidos.
“ Sorprendido del amor por la Virgen y feliz de poderlo contar a los cubanos para que puedan vivir también
esta experiencia”.

-Familia Varela Salazar, caminando en la procesión y luego entrevistado Agustín, uno de sus miembros, en el
parque de San Luis.
Cuando acabó la Revolución mi suegro, que fue combatiente, fue con su esposa Elena caminando al Cobre desde aquí de San Luis se atraviesa por la loma del río.
Cuando el hijo varón se graduó de médico, también fuimos y cuando se graduó el que era esposo de la otra hija.
Vamos un grupito de la familia y salimos entre las tres y las cuatro de la mañana.

-Miriaimi Bref Font, metodóloga de Cultura popular tradicional en la Casa de la Cultura de San Luis.
“Genial, sin precedentes, muy cubana la celebración”.

Fieles

103.JPG

Hijo mío escúchame